Pensar diferente, un gran talento.

Salir un poco de la norma y no encajar del todo siempre se ha visto como una desventaja. Hemos crecido, generación tras generación, pensando que algunos sueños deben quedarse...

Salir un poco de la norma y no encajar del todo siempre se ha visto como una desventaja. Hemos crecido, generación tras generación, pensando que algunos sueños deben quedarse en sólo sueños y en hacer, aprender y disfrutar sólo cosas que nos sirvan para conseguir “un trabajo de verdad”. Ese trabajo de verdad normalmente es algo aburrido y frustrante donde apenas te pagan para pasar el mes. Pero te presentas cada mañana y te conviertes en una persona de provecho para la sociedad, que es lo que cuenta.

Bueno, pues ha llegado la hora de que esas ideas empiecen a desvanecerse poco a poco. Y no lo decimos nosotros, lo dicen los números. Más de un tercio de los CEOs quiere en sus equipos a personas creativas, y esos números van creciendo cada día.

Se acaba progresivamente la idea del empleado obediente y uniformado y comienza la era de aquellos que se atreven a tener sus propias ideas, porque en realidad una persona creativa y resolutiva es capaz de adaptarse, de aportar y de tomar iniciativa.

El nuevo perfil de un buen profesional incluye dosis de curiosidad. Una persona curiosa aprende lo que debe aprender antes que nadie e incluso cosas que podrán serle útiles en el futuro. Es también alguien dispuesto a probar cosas nuevas, ver todos los ángulos de un reto y disfruta aportando experiencias y conocimientos a su vida. Este perfil de profesional no cesa de aprender porque no quiere dejar de hacerlo; sabe que los conocimientos que pueda adquirir le darán recursos para enfrentarse a cualquier situación y a ver los problemas con un rango de visión mucho más amplio.

Alguien que piensa diferente, que piensa “fuera de la caja”, es alguien que no cree en las limitaciones. Si algo no puede hacerse de una manera, piensan hasta que encuentran otro plan que si es realizable para conseguir el mismo resultado.

Pensar diferente también es entender los riesgos de manera distinta, porque sin un poco de riesgo nunca se habría conseguido nada nuevo a lo largo de la Historia. Todas las grandes cosas empiezan con una idea diferente y alguien que se arriesgó a darle forma.

Así que pensar diferente no es más que confiar más en los instintos, tener iniciativa, creatividad y no conformarte nunca con lo que hay o lo que ya sabes. Y eso cada vez más, está reconocido como un talento que tiene su recompensa.

Y tú ¿piensas diferente?


Síguenos en Facebook si no quieres perderte las novedades del equipo, consejos sobre el Network Marketing o las últimas noticias de los productos de OneLife. Y si quieres formar parte de nuestro equipo, pide más información aquí: http://www.onedream.team/es/solicitar-informacion/

Categories
Educación
No Comment

Leave a Reply

*

*

RELATED BY